Cómo se colocan los hilos tensores faciales

Descubre en nuestra clínica de medicina estética el tratamiento de los hilos tensores, la mejor técnica para combatir el aspecto flácido sin pasar por quirófano. Te estás preguntando ¿cómo se colocan los hilos? Te lo detallaremos, incluyendo las partes del cuerpo donde aplicarse este innovador método. Garantizamos un proceso seguro y eficaz. Si estás considerando iniciar este tratamiento, conoce en nuestro artículo los secretos detrás de la aplicación de hilos tensores, las zonas que pueden beneficiarse del efecto lifting y las principales ventajas que ofrecen. ¡Revelamos la clave para una apariencia más firme y rejuvenecida!

Ventajas de los hilos tensores para lifting facial

Descubre los múltiples beneficios que el tratamiento con hilos tensores de polidioxanona PDO ofrece:

  • Estimulación de colágeno: estimulan la producción de colágeno, esencial para la elasticidad y firmeza cutánea.
  • Reafirmación cutánea: Logra reafirmar la piel del rostro de forma efectiva corrigiendo la pérdida de volumen y proporcionando un aspecto rejuvenecido.
  • Piel más tersa: Experimenta una piel más tersa y rejuvenecida tras el procedimiento.
  • Materiales biocompatibles y reabsorbibles: Los hilos son biocompatibles con el cuerpo y se reabsorben naturalmente, eliminando riesgos de alergias.
  • Procedimiento de lifting facial: Ofrece los beneficios de un estiramiento facial sin cirugía estética invasiva.
  • Abordaje de la flacidez facial: Enfrenta de manera efectiva la flacidez facial al levantar y tensar el tejido dérmico, restaurando la firmeza.
  • Tratamiento duradero: Los resultados duran hasta 18 meses, proporcionando un rejuvenecimiento progresivo y a largo plazo.

¿Dónde se colocan los hilos tensores en la cara?

Aunque los hilos tensores son comúnmente utilizados en el tercio inferior de la cara, su versatilidad se extiende a otras áreas del cuerpo con resultados notables. En el rostro, se destacan por elevar pómulos y cejas, corregir arrugas en la frente y proporcionar simetría facial. Además, pueden eliminar la papada y prevenir arrugas en el cuello. Las extremidades, como brazos y piernas, también pueden beneficiarse de hilos tensores para corregir la flacidez, logrando una piel elástica, firme y luminosa. En el tronco, estos hilos son especialmente eficaces en el abdomen y el busto, brindando un efecto levantador a los pechos. Descubre cómo los hilos tensores pueden mejorar el aspecto, ofreciendo resultados visibles en diversas áreas del cuerpo.

¿Cómo se aplican los hilos tensores faciales?

La colocación de los Hilos Tensores Málaga es un proceso crucial de 30 y 45 minutos, que varía según el tipo de hilo utilizado, ya que afecta directamente a los resultados deseados. Para garantizar un efecto de elevación y soporte óptimo, los hilos deben ser colocados con precisión. Este paso es fundamental para obtener los resultados buscados, por lo que es esencial contar con la experiencia de un profesional cualificado. El procedimiento comienza con limpiando la piel y aplicando anestesia local, seguido por la marcación de los puntos de inserción de los hilos. Posteriormente, los hilos tensores faciales se colocan debajo de la piel estratégicamente a través de pequeñas incisiones, utilizando agujas especiales. Este tratamiento estético mínimamente invasivo proporciona firmeza a los tejidos, logrando un aspecto natural y rejuvenecido. Al finalizar, el paciente puede retomar sus actividades diarias. Confía en nuestros profesionales para un procedimiento seguro y efectivo.

Primera consulta de evaluación gratuita

Descubre el poder de la medicina estética con nuestro tratamiento de hilos tensores faciales, una alternativa no invasiva para combatir los signos del envejecimiento. En nuestra clínica, ofrecemos una primera consulta de valoración gratis para que experimentes los beneficios de este procedimiento. Disfruta del efecto lifting y resultados inmediatos adaptados a las necesidades únicas de cada paciente. Nuestro equipo de profesionales cualificados está listo para guiarte en el viaje hacia una apariencia rejuvenecida.